Silvana Angeletti y Daniele Ruzza diseñan objetos esenciales, capaces de existir a lo largo del tiempo y capaces de relacionarse con entornos y personas. Han sido diseñadores industriales desde 1994, cuando Guzzini puso en producción su cafetera zazà, todavía en el catálogo.

Han colaborado con numerosas realidades industriales italianas en los sectores de muebles, iluminación, accesorios de decoración, electrodomésticos y muebles de baño, impulsando la contaminación y la experimentación en diferentes áreas. Pero siempre dentro de un diálogo con los interlocutores del proyecto. La estética de sus productos proviene de la síntesis de la función, la atención al detalle y el conocimiento de las técnicas de producción.

Este enfoque concreto del diseño fue la base para impartir cursos de diseño industrial en la Universidad de Ascoli Piceno (de 2012 a 2014) y el IED en Roma (de 2010 a 2018).

Angeletti y Ruzza han sido directores artísticos de varias compañías. Hoy de Bottega Intreccio, Kalon y Globo. Han podido expulsar a las empresas de su “zona de confort”, entendiendo su identidad y sus conocimientos de producción, promoviendo nuevos tipos de productos e investigando ideas sobre materiales, técnicas y, en general, las necesidades de la vida.

Algunos de sus productos son parte de la colección permanente del Chicago Athenaeum Museum. Y muchos otros han sido galardonados con los más importantes premios internacionales de diseño. Premios que han acreditado la innovación de productos, pero también la capacidad de diseñar en áreas como gráficos o instalaciones.